Otoño, una deliciosa estación para degustar Italia

Otoño, una deliciosa estación para degustar Italia

La temporada otoñal

Llega el otoño, con él las bajas temperaturas, la lluvia y los primeros fríos de la temporada.

Nada mejor con combatirlo con unos guisos y estofados. Platos de cuchara de todo el mundo para hacer frente a las bajas temperaturas.

En Italia contamos con una diversidad de recetas donde hay mucho donde elegir, como la caponata, los platos de caza y los risottos acompañados con los mejores ingredientes de la temporada. Y es que el otoño es una temporada deliciosa en nuestro país de origen debido a la cantidad de verduras frescas y frutas que nos proporciona la cosecha.

A las berenjenas y calabazas se suman platos en los que las castañas son el ingrediente esencial. Ya desde la época del imperio romano, estos frutos formaban parte de la dieta de los italianos en los últimos meses del año. Tal es así, que tanto Homero como Virgilio mencionaron en muchas de sus obras la existencia de castaños cercanos a Roma.

A los italianos les gusta mucho comer castañas asadas, al igual que en España, pero lo cierto es que la cocina italiana tradicional saca mucho más partido del fruto por excelencia del otoño.

Así es como sopas, risottos y hasta panes, enriquecen su sabor con el toque de las castañas.

LA CAPONATA

Si eres amante del pisto, sin lugar a dudas tu plato es la caponata, una elaboración tradicional que tiene como protagonista a la berenjena junto a otras verduras como el apio o a cebolla. El nombre proviene de la dorada, ‘capone’ como se denomina en algunas partes de Sicilia.

Este pez era considerado una exquisitez en las mesas de la burguesía. Al ser un pescado caro los italianos que no podían permitirse semejante manjar buscaron como alternativa la berenjena que era barata y fácil de conseguir. El resultado fue la caponata que hoy es una de las especialidades más típicas de la cocina de Sicilia.

OTRAS DELICIAS

Otro de los manjares de la tierra que llenan de sabor los numerosos platos de la gastronomía italiana en estos meses es la trufa.  Su intenso sabor contrasta con la delicadeza con la que es tratado este producto de primera calidad en la cocina. Las trufas individuales se venden por decenas de miles de euros, pero también pueden ser degustadas por amantes de la cocina con presupuestos más humildes en pastas, pizzas y risottos. Un gran lugar para visitar es Norcia, famoso por las trufas que prosperan en sus colinas y su clima cálido.

Y aunque esta sea más época de cosecha, la cocina italiana también enriquece sus guisos y platos con un ingrediente muy especial: la carne de caza. El venado, el faisán, el pato y en especial el jabalí encuentran su camino en los platos del otoño, especialmente en los guisos que requieren del fuego lento para extraer todo su jugo y sabor, perfectos para hacer frente al frío de las noches más sombrías.

La Toscana es la mejor región para saborear los platos con jabalí. La importancia de il Porcellino es tan importante en esta zona de Italia que hasta Florencia hace honor al animal con una estatua de bronce. Dice la tradición que si le acaricias el morro te traerá buena suerte.

¿Y de postre? Frutas como los higos o las uvas tardías reinan en las mesas italianas, unidos a las elaboraciones en las que el chocolate pone la guinda a un menú capaz de sucumbir a las temperaturas más gélidas.

Valoramos tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *